Acerca de

Una de las canciones de How You Sell Soul…?, el LP  que Public Enemy publicaron en 2007, está dedicada a confesarle al público quiénes son sus intérpretes. Nada extraño tratándose de unos raperos de New York, que suelen dedicar canciones enteras a ensalzar sus atributos.

Lo llamativo del tema Harder Than You Think es que salió cuando ya habían publicado anteriormente trece álbumes. En teoría, los que lo escuchamos ya sabíamos por su etapa anterior quienes eran Chuck D y cía. El mensaje era que, veinte años después de su debut, Public Enemy seguían oficialmente en escena.

¿Y por qué os cuento todo esto? Pues porque, como ellos, nosotros también queremos presentarnos formalmente. Del mismo modo, hace mucho tiempo que compartimos nuestras vidas y algún lector despistado podría preguntarse qué demonios hacemos aquí.

Somos de las Rías Baixas, aunque residimos en Barcelona desde el año 2009. Durante este tiempo, nuestra inquietud por viajar no ha hecho otra cosa sino que crecer. Este verano, al fin, tras muchas dudas, alguna proeza económica y dos visitas desesperadas al Decathlon del barrio, desde ahora y hasta dentro de un año, algo escasos de recursos pero sobrados de ilusión, estaremos dando la vuelta alrededor del mundo, así que… ¿por qué no escribir sobre ello para quien quiera acompañarnos en este viaje?

Y en eso estamos. Seguiremos haciéndolo durante los próximos meses, mientras vemos si somos capaces de exportar al mundo el acento gallego, mientras nos preguntamos cómo asimilarán los chinos nuestras kafkianas habilidades con los palillos o mientras lucimos tripazo en alguna playa de Río de Janeiro.

Harder Than You Think tampoco es una rareza en el estereotipo de las presentaciones rapeadas y tiene su dosis de arrogancia: “Hacemos lo que nos da la gana, ¿sabes lo que estoy diciendo?, somos los Rolling Stones del rap, no estamos bromeando”.

Nosotros no hacemos exactamente lo que nos da la gana, pero sí tenemos claro que no pretendemos ni encontrarnos a nosotros mismos ni dar lecciones sobre la existencia, para eso ya están los bares de toda la vida. Tampoco tenemos ningún tipo de obligación, lo cual nos da libertad para poder opinar sobre lo que veamos de modo que (esperamos) os haga sonreír, a lo mejor incluso reír, y, alguna vez, puede que pensar.

Dicho lo cual, estamos muy contentos de poder escribir estas líneas, compartiendo con vosotros nuestra aventura. Public Enemy siguen haciendo conciertos y dando que hablar, pero no durarán para siempre.

Nosotros también pararemos. Algún día. (Pero todavía no)

Gracias por leernos.