Matar las expectativas

Cuando quiero escribir sobre algún viaje y no sé cómo empezar un párrafo, bajo a por cerveza al paquistaní de la esquina y vuelvo con las energías renovadas. Lo hago tan a menudo que probablemente le haya pagado ya la universidad de sus hijos. Casi nunca funciona, pero al menos contribuyo con el pequeño comercio…