Djemaa el Fna: la plaza de Marrakech

Desde sus inicios, Billy Wilder fue consciente del poder terapéutico del cine. “Si una película logra que un individuo olvide por dos segundos que ha aparcado mal el coche, que no ha pagado la factura del gas o ha tenido una discusión con su jefe, entonces el cine habrá alcanzado su objetivo”. Eso es también…