Beng Mealea, el templo perdido de Angkor

En nuestra condición de seres humanos, consideramos que el progreso es inevitable. Pensamos que todo será más grande, más rápido y mejor. La economía crece, se pulverizan récords olímpicos, las ciudades se renuevan. En el marco de la Historia, casi siempre tendremos razón. Hasta que dejamos de tenerla, cuando llegamos a ciertos límites. Un país…