Próxima parada: Livingstone

Si eres un lector habitual de este blog, sospecharás que no me entusiasmo demasiado ante la idea de subir a un avión. Esto es debido a que durante el último año he recorrido más de 45.000 kilómetros de este modo. Esperar que me entusiasme volar en avión es como esperar que a un oftalmólogo jubilado le…