Bangkok, ciudad del pecado