De Tupiza al salar de Uyuni, un road trip alucinante

”Donde demonios esté Bolivia, allí es donde nos vamos” proponía Paul Newman a Robert Redford en ‘Dos hombres y un destino’. Cuenta la leyenda que los legendarios forajidos Butch Cassidy y Sundance Kid, a los cuales daban vida en la ficción, perecieron en un tiroteo cuando huían de las autoridades locales, muy cerca de Tupiza. Es ahí donde comienza esta historia, un emocionante viaje por carretera desde la propia Tupiza, hasta el salar de Uyuni.

The Ecstasy of Gold ♫♫

Situada en medio de un desierto polvoriento, la ciudad bien podría reproducir cualquier escenario del Lejano Oeste, de no ser por las llamas que pastan en los alrededores y porque estamos a miles de metros sobre el nivel del mar. Al alejarnos de ella nos adentrarnos en una tierra rojiza cubierta de maleza árida y espinosa. En medio de aquella selva de arbustos, un enorme desfiladero atravesaba un camino de tierra. Nuestro camino.

Cowboys en Tupiza

Saliendo de Tupiza a Uyuni

Diego, nuestro conductor, tiene veintiséis años y tres hijos. ”No me gusta perder el tiempo”, dice. Al menos, en la carretera no es tan veloz. Nos damos cuenta enseguida de que este camino se vuelve practicable durante la estación seca. Desplazarse por aquí durante la época de lluvias, cuando la ruta está hundida en el barro, se nos antoja una temeridad. Una temeridad, por otra parte, tan típica de estas latitudes.

El tiempo corre y sin embargo parece que no nos hemos movido del sitio. Siempre el mismo camino, dispuesto de manera regular y uniforme sobre una tierra seca de color azafrán. Siempre el mismo cielo, los mismos animales, el mismo vacío. En medio de este escenario inerte, el jeep se mueve como un catamarán cruzando la ría de Vigo hacia las Cíes.

De Tupiza a Uyuni

Llamas en Bolivia

Box Full of Letters ♫♫

Antoine y Carole, nuestros compañeros de viaje, llevan ya unos cuantos días viajando por Bolivia. Las han visto de todos los colores, pero este paisaje no deja de impresionarles. ”¡Truc de ouf!”, repiten constantemente. Significa que algo es increíble o sorprendente. ”En París la utilizamos a diario. Cuando vayas allí y algo te impresione, dilo. Te ganas a la gente enseguida”, nos dicen. ”Parecido al ¡manda carallo! gallego”, pensé. A continuación traté de explicarle que, en Galicia, el carallo es todo y es nada a la vez, y cómo convenía utilizarlo.

El sol se había escondido, y el camino se volvía cada vez más incierto. Al cabo de unos minutos, estamos sumergidos en la oscuridad. Llevamos casi diez horas en el jeep, y es muy tarde cuando llegamos al refugio en el cual pasaremos la noche. Diego, que parece conocer a todo el mundo por aquí, vuelve sobre sus pasos: ”Malas noticias, está todo lleno”, comenta. Hay que buscar otro refugio. ”¡Manda carallo!” exclama Antoine. Lo ha entendido enseguida.

En el cielo brillaba un mar de estrellas, pero el frío por la noche es demencial. Al otro lado de la ventana el aire vibraba como una plancha de hojalata incandescente. Hicimos los trámites para poder ingresar en la reserva natural al día siguiente, antes de irnos a dormir. ”¿Qué hay más allá del control?”, preguntamos impacientes. ”Otro planeta. Mañana nos adentraremos en él”.

Camino al salar de Uyuni

Ruta cuatro días hasta Uyuni

Pueblo fantasma en Bolivia

Refugio altiplano

Lluvia de estrellas

 Spirit in the Sky ♫♫

Al amanecer el sol lo había cubierto todo y regresaba el buen humor. Es curioso como el viaje nos está haciendo inmunes a dormir en superficies poco o nada confortables, a las duchas express o al café espantoso. En otras circunstancias estaríamos con un humor de perros.

Atravesamos una tierra ondulada salpicada por montañas inmensas y volcanes de más de 5.000 metros de altura, de color marrón y cobrizo, erosionados por el viento. Pocas cosas en el mundo son tan contradictorias como un volcán; provocan atracción y rechazo, son esculturales pero inquietantes. Las lagunas aparecían desperdigadas ante nosotros, irreales. Teníamos constantemente la impresión de estar viendo una pintura al óleo. El trayecto se convertía por momentos en un crucero de placer a través de aguas gélidas y brillantes, que se encendían lentamente a nuestro paso. Un pelotón de jeeps circulan por la reserva a diario, pero prácticamente no vemos ningún turista. En días así la casualidad vive su momento de gloria y se convierte en protagonista absoluta de la historia.

Road trip bolivia

Atardecer en la Laguna

Laguna de sal en Uyuni

Laguna blanca Bolivia

Tierra de hielo y fuego

Runnig Down a Dream ♫♫

Salta a la vista que Diego conocía perfectamente el terreno. Un altiplano enorme quebrado por numerosos valles y desfiladeros. Nunca sabemos a que velocidad circulamos porque en Bolivia los indicadores de los coches siempre están estropeados. En muchas ocasiones, la carretera principal, bien delimitada, larga y amplia, se dividía en múltiples bifurcaciones que parecían conducir a ninguna parte. Ni una sola señal, ni una indicación. Tan solo las huellas de los demás jeeps como referencia. A veces, cuando cruzábamos algún riachuelo, ni siquiera eso. Se forman horizontes sorprendentes, como si el planeta pretendiese impresionarnos en la primera cita, posando para nosotros como pocas veces hemos visto.

Veíamos rocas gigantescas clavadas en la arena, que se acoplaban de la forma más extraña, en un clásico paisaje de película. Habíamos llegado al desierto de Dalí. Continuamos el viaje dejando atrás lugares inimaginables y nos tiramos al agua. En las termas de Polques vivimos un momento de extraña felicidad, ya que teníamos la impresión de que, mientras sucedía, aquello ya era tan sólo un bonito recuerdo. Y es que Bolivia es un país en cual, como ningún otro, la felicidad se mide en duchas calientes.

Laguna verde camino al salar de Uyuni

Desierto de Dalí Bolivia

Aguas termales

Paraíso termal en Bolivia

Camino a un mundo extraterrestre

Paisaje boliviano increíble

Montaña de colores

Geisers en el altiplano

The Meeting Place ♫♫

El Salar de Uyuni es una de las llanuras salinas más grandes del mundo. En este deslumbrante decorado, el cielo se difumina en la lejanía con el lago. Al amanecer, el desierto de sal es espectacular, estamos de acuerdo, pero los turistas que vemos allí parece que están sumergidos en una especie de trance budista esperando la salida del sol. No me los creí en absoluto. Estaba por dar media vuelta cuando de repente, lo oigo: ”¡Manda carallo, Javier! ¡MANDA CARALLO!”. Antoine hizo que el madrugón, el frío y toda aquella gente valiesen la pena.

Carretera al Salar de Uyuni

Amanecer en Uyuni

Llegar desde Tupiza hasta Uyini

Dakar Bolivia

Gigante en el desierto de sal

Llegada al Salar de Uyuni

Espectacular Salar de Uyuni

Hard Sun ♫♫

Pasamos la noche en hotel hecho enteramente de sal y, tras cuatro jornadas de viaje, llegamos a la ciudad de Uyuni. Un día más en la carretera y probablemente me habría visto tentado a fingir un secuestro. Nuestro cuerpo no está diseñado para madrugar. Por supuesto, podría estar equivocado. Vivimos en una época en la que es posible abrir una cuenta bancaria con un teléfono móvil, pero cuando se trata del cuerpo humano, lo único que sabemos con seguridad es que fumar es malo, el brócoli es bueno y el vino es ambas cosas, dependiendo de la cantidad.

Desayuno en el desierto

Paisaje increíble

Valle encantado

Pozo de agua en Uyuni

Tren hacia Uyuni

Cementerio de trenes bolivianos

Hasta hoy, llevamos ocho meses de viaje y doce países recorridos. Eso nos convierte en víctimas habituales de una pregunta un tanto embarazosa: ¿cuál es vuestro país favorito? Bueno, para mí es algo similar a los grupos de música, cambia constantemente. Depende del momento, de tu estado de ánimo, de la compañía. Con los países pasa un poco lo mismo. Aunque no del todo.

Si tuviese que elegir, elegiría Bolivia.

8 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sandra dice:

    Ains… chicos, me wncanta leeros y ver todas la fotos que colgais wn cada blog… es alucinante este viaje que estais haciendo. Esperando impaciente para leer el próximo.

    Me gusta

    1. villaverdus dice:

      Gracias Sandra! Nosotros impacientes por seguir contándolo 🙂

      Me gusta

  2. Loli lopez dice:

    Mis queridos SOBRINOS, k BONITAS fotos de vuestro maravilloso viaje, ya os echábamos de menos, felices de ver tanta belleza y saber estáis bien , Bueno seguiremos vuestros pasos a través de esta página. Os queremos bsss

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Magnífico reportaje! Las descripciones y las fotos que las ilustran dibujan un paisaje acertado y sugerente del viaje.
    Hace 6 años recorrí, en compañía de mi compañera y dos parejas de amigos, gran parte de América del Sur durante 3 meses, pasando por estos parajes bolivianos. Como el relato de la experiencia lo hacía casi en el momento, éste resulta ser muy incompleto comparado con el tuyo. Lo tengo en otro cuaderno, “Lucernarios”, a la espera de pasarlo al de “Viajar Ver Vivir”. Te adjunto el enlace por si quieres echar un vistazo al articulito y las fotos. Te felicito por la experiencia.
    https://lucernarios.net/noticias-de-la-bitacora/boliviade-la-quiaca-a-tupiza-y-el-salar-de-oyuni-en-el-tren-de-las-estrellas/

    Le gusta a 1 persona

    1. villaverdus dice:

      Gracias Julio! ¿Sabes que intentamos coger el tren Wara Wara dónde fuisteis vosotros, y nos fue imposible? Creo que las averías son más que frecuentes, por lo que nos comentaron, pero nos habría encantado correr el riesgo 🙂

      Le gusta a 1 persona

  4. Sobre el Wara Wara es como dices, una gran incertidumbre llena de averías y desprendimientos del terreno. De todos modos, del resto del viaje veo que compartimos impresiones similares. Tus fotos son estupendas. ¡Ah! y sí tengo pasado este viaje al cuaderno “Viajar Ver Vivir”; no estaba seguro de haberlo hecho, pues voy intercalando los viajes que hago actualmente con los de años atrás. Aquí está:
    https://viajarporlosmundos.wordpress.com/2019/01/12/bolivia-salar-de-uyuni-de-la-quiaka-argentina-a-tupiza-bolivia-y-uyuni-en-el-tren-de-las-estrellas/

    Muchas gracias ¡y seguimos de viaje! ¡Salud!

    Me gusta

Responder a Sandra Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.