Por qué nos gusta viajar

el

¿Por qué nos gusta viajar? Buena pregunta. ¿Habéis oído hablar de Mack Robinson? No, probablemente no. Robinson pulverizó en 1936 el récord mundial de los 200 metros en los Juegos Olímpicos de Berlín, ante la atenta mirada de Hitler. ¿Entonces? ¿por qué no has oído hablar de él? Pues porque otro afroamericano, Jesee Owens, completó aquella carrera 0’4 décimas de segundo más rápido.

Owens se convirtió en una leyenda. Robinson fue ninguneado y trabajó barriendo las calles de su Pasadena natal la mayor parte de su vida. Maldita sea, Mack Robinson. Uno ni tan siquiera puede escribir 0.4 segundos en 0.4 segundos, pero así de fina puede ser la línea que separa la gloria del fracaso.

viajar canoa
¿Quién puede resistir la tentación de tener una canoa sin llevársela?
viajar nos gusta
La Habana, siempre en nuestro equipo
¿te gusta viajar?
Por suerte, la Gran muralla China no es Ikea: no tienes que salir por el final obligatoriamente
viajes que hacer
¿Por qué nos gusta viajar? Para ver La Valeta desde el mar, como Corto Maltés

Hace poco más de un año, en un maravilloso viaje a Portugal, di por casualidad con el libro África Acima, del periodista Gonçalo Cadilhe. En él, relataba cómo había cruzado el continente negro desde el extremo sur, en Ciudad del Cabo, hasta el extremo norte, en Gibraltar, sin tener que recurrir al transporte aéreo. En una de las fotografías, al autor se le veían algunos rasguños, y saltaba a la vista que había perdido varios kilos, pero su semblante era de pura satisfacción.

El viaje de Gonçalo quedaba muy lejos de los demás trotamundos que ya habían completado esa misma aventura antes que él, pero estaba al menos 0.4 segundos por delante de todos los que habían pensado en hacerlo y que nunca dieron el último paso. La valentía es una cualidad común para cualquier persona en este planeta que alguna vez haya sentido la necesidad de elegir el camino que le conduzca a la felicidad. Pero ese adjetivo se queda muy corto para describir la gran verdad que revela su libro: nuestra capacidad o incapacidad de tomar decisiones.

Esas grandes decisiones que determinan los caminos que recorremos y que nos llevan a dónde queremos o no queremos estar. Mientras lees estas palabras, probablemente alguien más está haciendo algo que deberías estar haciendo ahora, algo que quizá para ti podría ser importante en un futuro. Ya sea cambiando de trabajo, aprendiendo a tocar un instrumento o tal vez deslizando el dedo por Tinder, la vida está tan llena de oportunidades perdidas que es obvio que nadie (excepto, quizá, Leonardo Di Caprio) está viviendo cerca de su mejor vida posible.

perdiendo el norte viajes
¿QUIÉN QUIERE SAL?
blog perdiendo el norte viajar
¿Por qué nos gusta viajar? Por cosas como el lago Malawi
viajar por qué nos gusta
La llamada de la selva es poderosa en Laos
viajar sin miedo
Todo molaba más cuando vivíamos en Libertad Subliminal, no me digáis

La felicidad es muy difícil de alcanzar, es una ilusión, tan sólo un instante, un premio que llega sin cita previa y se escurre entre las manos, una sensación reservada tan sólo a los elegidos; a los Di Caprio y cía, claro, pero también a aquellos capaces de ser fieles a sí mismos, a sus deseos y a sus sueños. A los sinceros, pero sobre todo, a los valientes.

Estoy ya en el ecuador de la treintena, y tengo pocas certezas en la vida; como tal, me gusta cuestionar todo lo que parece seguro y adquirido con los años. Por eso viajo: porque me da perspectiva. Para entender. Para saber, para conocer. También para sobrevivir, porque no todo el mundo sabe bailar un vals, ni jugar bien al ajedrez. Para vivir otras vidas y revivir las propias. Porque quizá la distancia sea la que, de algún modo, conduce a la felicidad. O tal vez lleve al manicomio, quién sabe.

La única manera de descubrirlo es arrastrarme fuera del sofá y hacer las maletas. Los sofás son para los Mack Robinson de este mundo; los que creen que 0.4 décimas de segundo es muy poco tiempo, pero ignoran el hecho de que en la vida el telón se abre y se cierra tan rápido que, para cuando quieran darse cuenta, no habrán tenido tiempo de coger el chiste.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Tiaviajera dice:

    Bonitas reflexiones, creo que los que amamos viajar, no vemos la hora de que nos vacunen para salir corriendo a ver el mundo.

    Me gusta

    1. Villaverdus dice:

      Gracias! Cuando nos dejen salir esto va a parecer una estampida de ñus 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .